“Mañana voy a ser noticia”: Jenni Rivera

A 9 años del fatal accidente que acabó con la vida de Dolores Jenni Rivera Saavedra, su público la sigue recordando y venerando el legado que dejó al convertirse en un estandarte de la mujer en el regional mexicano contemporáneo. Y es que no son pocas las anécdotas que los allegados a La gran señora tienen para rememorar en este aniversario luctuoso, específicamente de la que fue su última actuación. Fue la noche del 8 de diciembre de 2012 cuando Jenni ofreció un apoteósico concierto en la Arena Monterrey ante más de 17 mil personas, quienes no imaginaban que el show sería el último en la vida de la Diva de la banda.

“Jenni sale emocionada como siempre al escenario, pero sí se sentía una vibra diferente, venía con el escándalo de Esteban Loaiza, con el de Chiquis Rivera, hace muchos ademanes en cuanto a Esteban y al momento que canta Ni me vine ni me va, ella comienza a hacer ademanes de beisbolista, y toda la gente eufórica”, recordó el periodista Uriel Reyna al programa En sus batallas.

“Ella dice ‘qué bueno que están los medios de comunicación grabando (el concierto) porque yo mañana voy a ser noticia”, agregó. “En ese concierto Jenni se la pasó como nunca, cantaba y lloraba, volteaba mucho al cielo, agradecida con Dios”, dijo el conductor Javier Estrella a la emisión sobre el recital que Jenni ofreció sobre un escenario en forma de cruz, hecho que no pocos tomaron como “una premonición” de lo que vendría después.

Los presentes en su último show aseguran que aquella noche la cantante se veía especialmente conmovida y agradecida (Foto: Instagram @jennirivera)
(Foto: Instagram @jennirivera)

Por su parte la periodista Blanca Martínez La chicuela, recordó cómo fueron los 12 años de amistad que la unieron a La mariposa de barrio: “Nos hicimos amigas de verdad, de muchísima confianza. Fue víctima de bullying muchísimo tiempo, que fue además criada entre puros hombres, era una mujer muy buena para los trancazos, con carácter bastante fuerte, sus hijos eran lo más importante, no quería que ninguno pasara por las carencias que ella pasó. Fue violada, maltratada físicamente, tratada muy mal por algunos empresarios””, recordó.No tenía mucha credibilidad al principio como cantante, como artista, sin embargo eso la hacía sacar más la casta. Ella siempre apoyó a la mujer maltratada porque ella lo vivió

Y es que para el momento del lanzamiento de Jenni, su hermano Lupillo Rivera ya tenía un lugar en el género, por lo que forjar un nombre propio le costó trabajo: “La batalla de una mujer en un género de hombres, hacerse de un lugar, porque primero era ‘la hermana de Lupillo’, y luego fue ‘Lupillo, el hermano de Jenni Rivera’, pero le costó muchísimo trabajo. Lupillo reconoce que lo superó y no le molesta ni siente envidia”, aseguró.

La noche de su último showJenni se despidió de los medios especialmente cariñosa y efusiva, agradeciendo su cariño: “Dios los bendiga, gracias por venir. Se levantó y se fue, jamás se había despedido así, jamás”, recordó el reportero Uriel Reyna.

Estaba contemplado que esa misma noche, la intérprete de Inolvidable acudiría a saludar a sus amigos de la Banda MS, que también se presentaban en la ciudad de Monterrey, sin embargo la cantante cambió de plan a último minuto y decidió trasladarse con su equipo a Toluca, para llegar a la Ciudad de México donde continuaba con las grabaciones de La Voz Méxicoreality show donde fungía como coach.

El equipo de trabajo que acompañó a Jenni Rivera en aquel fatídico vuelo (Foto: redes sociales Jenni Rivera)
(Foto: redes sociales Jenni Rivera)

Arturo Rivera, su publicista; Jacob Yebale, su maquillista personal; Jorge Martínez, su estilista y Mario Macías, su abogado, se dirigieron con Jenni al aeropuerto internacional de Monterrey para abordar el Airjet 25 matrícula N345MC que emprendió el vuelo a Toluca. Ya en el avión La gran señora se tomó junto al equipo una última selfie que aún alcanzó a subir a Twitter, emocionando a sus fans.

El traslado al aeropuerto de Toluca duraría aproximadamente una hora con quince minutos, sin embargo, 31 minutos y 28 segundos después del despegue, las torres de control Monterrey –Toluca perdieron toda comunicación con la aeronave.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.