Vecinos de la comunidad y organizaciones civiles le han mostrado su solidaridad

El testimonio es desgarrador. Valeria, de apenas 15 años de edad, se grabó en un video para denunciar la manera en que elementos del crimen organizado abusaron sexualmente de ella en La Ruana, territorio michoacano dominado por el Cártel de Los Viagras, la autoridad de facto en ese municipio de Buena Vista.

Valeria trabaja repartiendo comida a bordo de una motocicleta. Eso hacía cuando hombres a bordo de una camioneta la comenzaron a seguir, a hostigar. Alcanzó a refugiarse en una casa, regresó a la suya y decidió permanecer encerrada, con miedo, “no salía ni a que me pegaran los rayos del sol”.

Cuando por fin se atrevió a retomar sus actividades normales, esos mismos hombres la volvieron a interceptar para llevarla al interior de un vehículo, donde la violaron y la golpearon. Valeria, como pudo, se defendió, alcanzó a herir a uno de los hombres y finalmente la tiraron a la calle. ¿Denunciar el hecho ante las autoridades? No tenía sentido, así que la familia de Valeria acudió a quien gobierna de facto, al grupo delincuencial de Los Viagras, cuyos mandos no hicieron nada.

También buscaron al exmiembro de las autodefensas Hipólito Mora, quien escuchó el testimonio y más tarde grabó un breve comunicado que subió a sus cuentas digitales: “Anoche vinieron sus padres y la niña a pedirme ayuda, pero en cuanto llegaron a su casa fueron amenazados, que si algo hacían conmigo se atuvieran a las consecuencias. Yo le pregunto a las autoridades hasta cuándo van a hacer su trabajo”, sostiene Mora en el clip.

En el video que circula en redes sociales, Valeria confiesa: “Esta es mi historia, pero no quiero que vuelva a pasar, no quiero que se vuelva tuya, ponte en mi lugar como hermana, como prima”.

Luego de saberse estos hechos, ayer jueves pobladores de La Ruana organizaron una marcha encabezada por mujeres para exigir justicia para Valeria, quien tomó un altavoz para gritar que ella no tuvo la culpa. Al finalizar la manifestación, los participantes emplazaron a las autoridades para que ejerzan acciones de castigo; de lo contrario, amagaron con tomar otro tipo de medidas.

En cuanto se supo de caso en redes sociales, diversas personas y organizaciones mostraron su total respaldo a Valeria y su familia. La ONG Humanas sin Violencia escribió una carta en la que le ofrecen toda la asesoría para acompañarla en el proceso de encontrar justicia sin ponerla en riesgo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.