Cuando escuchamos hablar sobre concursos de belleza, solemos asociarlos con asuntos superficiales y frívolos. Generalmente se subestima la inteligencia de aquellas que participan en certámenes cuyo objetivo principal es obtener una corona y ser reconocida como «la más hermosa».

Recientemente, Camille Schrier, una bioquímica estadunidense de 24 años, ha marcado la diferencia al hacer cosas impensables en el certamen Miss Virginia 2019.

En estos concursos suelen haber demostraciones de talento. En donde las participantes realizan distintas actividades en las que destacan, como el canto, el baile o la actuación.

Camille, por su parte, sorprendió a todos al realizar un montaje de una mesa de laboratorio en el mencionado concurso de belleza.

Dicha explosión de elementos es conocida como “dentrífico de elefante”, por su coloración azul y naranja que es capaz de sorprender hasta a los más difíciles de impresionar.

Una de las cosas que motiva a esta joven científica y reina de belleza, es la necesidad de incorporar a más mujeres a las áreas de farmacéutica, ingeniería y química, históricamente ocupadas por hombres.

Camille, quien además de ser Miss Virginia es bioquímica y bióloga de sistemas, está realizando un doctorado en farmacología, pues desea realizar carrera en la industria farmacéutica.

“Qué bueno que las participantes de concursos de belleza tengan más cosas en su interior que en su exterior”, comentó impresionada una internauta.

No es para menos. Camille forma parte de una nueva generación de mujeres que le están dedicando gran parte de su vida a la formación profesional e intelectual, para destacar no solo por su belleza sino por sus contribuciones a la sociedad a partir de su trabajo

TE PUEDE INTERESAR.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.